Català | Español
Padre Nuestro, queremos ser familia
Mirar la paja en el ojo ajeno...

Un predicador londinense se hallaba hablando al aire libre en el Hyde Park como suele hacerse allí. En medio de su discurso le interrumpió un individuo despeinado y sucio diciendo:
- La Iglesia existe desde hace ya dos mil años y el mundo está lleno de ladrones, adúlteros, asesinos...
- Tiene usted razón - respondió el predicador-. Pero también hace dos mil años que existe el agua y mire como tiene usted el cuello.
Efectivamente, dentro de la Iglesia hay, ha habido y habrá malos cristianos pero esto no sirve para justificar nuestra debilidad o cobardía. Que haya personas que dan la espalda al proyecto de Dios sobre los hombres no debería ser una excusa para que yo no me comporte como debo hacerlo según el Evangelio. Porque también hay muchas personas que se han lavado en el agua purificadora de la Palabra de Dios y su existencia se ha transformado.
 

Palabra de Dios
No juzguéis y no seréis juzgados

Dijo Jesús a sus discípulos: “No juzguéis, para que no seáis juzgados. Porque con el juicio con que juzguéis seréis juzgados, y con la medida con que midáis se os medirá.” Cómo es que miras la paja que hay en el ojo de tu hermano, y no reparas en la viga que hay en tu ojo? “O como vas a decir a tu hermano: “Deja que te saque la brizna del ojo¿, teniendo la viga en el tuyo? Hipócrita, saca primero la viga de tu ojo, y entonces podrás ver para sacar la brizna del ojo de tu hermano” (Mt 7, 1-5).

Oración
Siento un profundo deseo de vivir

Siento dentro de mí, Señor, un profundo deseo de vivir.
Sé que el pecado es para mí la muerte.
Dame tu vida, Señor, y haz que sienta un verdadero temor de ofenderte.
A pesar de mis pecados y caídas, soy feliz de vivir en ti.
Quiero decir sí a todo lo que tú quieras. Amén.