Català | Español
La primera palabra
Los sueños del rey

Así pues, José fue llevado a Egipto. Allá le acusaron de haber cometido un robo que él no había hecho y fue a la cárcel. Fueron unos años duros, pero Dios estaba con él y encontró a unas personas que le explicaban sus sueños y él les decía su significado. Un día el faraón tuvo un sueño que nadie le supo explicar y vivía preocupado. Había soñado que cerca del río Nilo había siete vacas gordas y hermosas que estaban pastando. De golpe aparecieron siete vacas flacuchas y desgarbadas y se las comieron. El rey se despertó sobresaltado y llamó a sus sabios para que le dieran qué quería decir aquello, pero no lo supieron. Alguien explicó al rey que un prisionero llamado José sabía interpretar los sueños y el rey lo llamó a su presencia. José le dijo:
- El sueño quiere decir que durante siete años todo el país vivirá muy bien, y tendrá comida en abundancia, pero luego vendrán otros siete años de hambre y escasez.
José le dijo también que lo que había que hacer era guardar el trigo que sobraría en los siete años de abundancia para sacarlo luego, cuando viniese el hambre y así la gente no lo notaría.
El rey le dio las gracias y lo nombró primer ministro. Y le dio una casa y numerosos criados. Y vivió feliz haciendo el bien a los egipcios.

Palabra de Dios
Reflexión

Esta parte de la historia de José tiene también un mensaje para nosotros. José siempre confió en Dios mientras estaba en la cárcel y sabía que la verdad triunfaría sobre la mentira, porque Dios no abandona nunca a los que le obedecen. También nos quiere decir que en la vida hay momentos buenos y malos, momentos de vacas gordas y de vacas flacas, pero que no debemos perder la alegría nunca ni desanimarnos, pues todos esos momentos pasan y hemos de estar preparados.

Oración
Oración

Señor Jesús, haz que siempre digamos la verdad,
que no acusemos a nadie injustamente,
que no seamos chivatos de quien nadie se puede fiar.
Y que creamos siempre en ti, aún en los momentos de dificultades,
Porque tú no nos abandonas nunca. Amén