Català | Español
La primera palabra
Mantén la boca cerrada

Había una vez una rana que cantaba alegre en un charco, durante todo el verano. Y era feliz. Pero llegó el Otoño y, poco a poco, el sol perdía su fuerza y el frío se colaba entre las noches del charco.
- ¿Cómo podré librarme del frío del invierno?, se preguntaba la rana.
Unos gansos, que la oyeron, le sugirieron que emigrara con ellos. Pero había un pequeño problema que había que solucionar. Las ranas no tienen alas, no podré volar. ¿Qué hacer?. Entre todos pensaron la solución.
- ¡Ya sé!, dijo la rana. Recogeremos una rama de un árbol, le quitamos las hojas y yo muerdo el palo mientras vosotros lo sujetáis por el extremo.
Y así fue. Los gansos volaban y volaban en silencio hasta alejarse del charco y del frío del invierno. Pasaron un pueblo y otro, hasta llegar a una ciudad, cuyos habitantes salieron a la calle para ver el espectáculo.
- ¡Mirad!, dijo uno. Una rana que vuela junto a los gansos. ¿A quién se le habrá ocurrido una idea tan genial?.
La rana, entonces, se sintió importantísima y llena de orgullo exclamó:
- La idea se me ocurrió a mí, que soy más inteligente que los gansos.
Y esa fue su ruina, porque al abrir la boca se soltó, cayó al suelo desde lo alto y murió.
(Adaptación de una fábula de Lafontaine)

Palabra de Dios
Reflexión

A veces hacemos planes bonitos, pero el orgullo puede tirarlos abajo.

Oración
Oración

Señor, a veces nos gusta darnos importancia,
nos creemos mejor que los otros, más listos, más guapos, más brillantes.
Ayúdanos a ser sencillos, a ayudar con sencillez,
para que nadie se sienta inferior. Amén